Hoy nadie recuerda las vicisitudes sufridas por la delegación de Colina tras las 18 horas que duró el cansado y tedioso viaje emprendido en la madrugada del sábado último desde Coloraine, Irlanda del Norte, a esta hermosa e impactante Ciudad Luz”. Todo es pura felicidad en los rostros de los jóvenes de Colina, comandados por el entrenador Mario Lepe, al recorrer en los dos últimos días los principales atractivos turísticos de París.

IMG_20160802_201246Habrá que recordar que en el inicio de una huelga realizada por los trabajadores de la compañía aérea que debía trasladarlos en pocas horas a París, el grupo de chilenos, que había terminado con un triunfo su participación en el torneo Súper Cup NI, fue dividido en tres grupos y desviado hacia los aeropuerto de Edimburgo y Manchester. La activación de una alarma por una maleta extraviada en el aeropuerto Charles de Gaulle hizo que los chilenos tuvieran que esperar en su arribo otro par de horas para pasar los trámites migratorios.

Nadie, eso sí, se quejó por la sorpresiva naturaleza del viaje. La verdad es que París esperaba con los brazos abiertos a estos jóvenes que jamás habían pensado en viajar a vivir esta experiencia en Europa.

IMG_20160802_201300“Yo soy de la población Las Águilas de Colina. Allá todo es peligroso. Irlanda del Norte me gustó aunque ganamos y perdimos partidos. Desde acá le digo a mi papá que todo es bonito, que es mucho más que lo que había visto en las películas. Nunca voy a olvidar este recorrido por París”, dice Miguel Suárez, en plena Plaza de Los Pintores, en el barrio de Montmartre, hasta donde llegó la  delegación criolla después de visitar la catedral de Notre Dame.

“A todos nos ha gustado conocer la torre Eiffel, el río Sena, los Campos Elíseos, la tumba de Napoleón, la catedral del Sagrado Corazón de Montmartre, el Arco de Triunfo y los Jardines del Rey. Pero lo más valioso es que he compartido y me hice muy amigo de mis compañeros de equipo”, añade el goleador Agustín Barros, quien estudia en el Colegio Santa Cruz y vive en Chicureo.

Con estos emotivos relatos, claro está, se logra  destacar que solamente el fútbol puede unir, despertar amistad, compromiso, solidaridad y compañerismo, y acortar las enormes diferencias que muchas veces nos impone una sociedad. De esto se trata en definitiva cuando una Municipalidad, como la de Colina, y la Fundación Ganamos Todos, trabajan como objetivo único concretar el sueño de un grupo de jóvenes que, en los últimos cuatro años, ha competido y conocido el deporte y la cultura que se respira en Europa. Algo impensado cuando comenzó esta aventura.

IMG_20160802_201250